Mayte Albores

Normalmente lo que escribo lo tengo en la cabeza, en los ojos, en la piel, en el cuerpo... no necesito pensar...

¡Lo que escribo soy yo hecho palabra!



El fuego se apaga con sed.
Al final todo será un mismo infierno que aprendemos a amar ¿será, eso, la felicidad?


Aprieto los labios
con la fuerza
de dejar
mi boca morada.

Los gemidos, internos,
se agolpan al deseo de salir
en un grito espantoso detenido
en nudo
de garganta.

Todos los derechos Reservados en el Registro de la Propiedad Intelectual

lunes, 7 de noviembre de 2011

Tanto


Te amo tanto
que temo
con la caricia de mis deseos
rasgar lo que eres.

Y paso rápida por tu lado,
casi en silencio,
como pasa la lluvia de verano.

Te amo tanto
que temo
con la intensidad de mis besos
robarte el aire.

Y te rezo mis oraciones,
en los días de frío,
en los de lluvia,
y a cada gota
que cae
dibujando en el suelo
la palabra no nacida que
fue cubierta de tierra
por mis silencios.

Te amo tanto
que besar la distancia
es como besarte a ti.

Distancia, la única
que no nos dejará
hacernos daño,
aunque ahora, tal vez,
sea lo que más duela.



5 comentarios:

Teyalmendras dijo...

Sin temor no hay amor... todo forma parte de una contradictoria conjuncion, una gran remezcla de sensaciones. El amor es algo extraño.

Saludos almendrados ;)

Espinar dijo...

No mueres en cada verso, rencaes en cadas palabra. Es hermoso amar asi y aun mas...ser amado asi

Anthel Blau dijo...

He llegado a tu paisaje, a los albores de tu imaginación. De pronto, se cruzaron los caminos, y con la magia del arte me he topado con Mayte.

Karla dijo...

Buff, la última estrofa me ha puesto los pelos de punta. Me identifico tanto con tus letras... Aunque por suerte la distancia no la ha tomado conmigo:) Es maravilloso como describes esa sensación, y todavía más sentirla.
Me ha encantado la entrada, me seguiré pasando!
Un beso preciosa:)

Irma Ariola Medina Cuevas dijo...

Precioso, amor puro. Me encantó en especial la última estrofa:

Distancia, la única
que no nos dejará
hacernos daño,
aunque ahora, tal vez,
sea lo que más duela.

Llega a lo más profundo de mi alma.
Un lujo poder leer tus poemas.


MÁS PUTA QUE NUNCA:
UN ALMA SE VENDE
POR SENTIR UN ESCALOFRÍO
INDESCRIPTIBLE