Mayte Albores

Normalmente lo que escribo lo tengo en la cabeza, en los ojos, en la piel, en el cuerpo... no necesito pensar...

¡Lo que escribo soy yo hecho palabra!



El fuego se apaga con sed.
Al final todo será un mismo infierno que aprendemos a amar ¿será, eso, la felicidad?


Aprieto los labios
con la fuerza
de dejar
mi boca morada.

Los gemidos, internos,
se agolpan al deseo de salir
en un grito espantoso detenido
en nudo
de garganta.

Todos los derechos Reservados en el Registro de la Propiedad Intelectual

miércoles, 11 de julio de 2012

"Con el vacío de un chamán sin raíces
y la tristeza de un mirlo sin canto"


(El amor y otros cloroformos - Mayte Albores)

* * *


Me late el corazón de impotencia y no de vida.

Sigo siendo hija, madre, con la piel de una abuela, con las manos de una obrera, funcionaria POR vocación, soy músico de calle, mendigo de cartón, soy abandonada en una pecera cuya agua es el balcón, soy maestra de los cantos, con invalidez de esperanza alzo mi voz:
Soy todos los que sufren y en todos los que sufren estoy yo. 
Sufro.




MÁS PUTA QUE NUNCA:
UN ALMA SE VENDE
POR SENTIR UN ESCALOFRÍO
INDESCRIPTIBLE