Mayte Albores

Normalmente lo que escribo lo tengo en la cabeza, en los ojos, en la piel, en el cuerpo... no necesito pensar...

¡Lo que escribo soy yo hecho palabra!



El fuego se apaga con sed.
Al final todo será un mismo infierno que aprendemos a amar ¿será, eso, la felicidad?


Aprieto los labios
con la fuerza
de dejar
mi boca morada.

Los gemidos, internos,
se agolpan al deseo de salir
en un grito espantoso detenido
en nudo
de garganta.

Todos los derechos Reservados en el Registro de la Propiedad Intelectual

domingo, 24 de noviembre de 2013

"Que no es un polla por coño"

No es eso. No.
No es un salgo de fiesta
y un follemos
y un cada uno a lo suyo.

Que no es un polla por coño
ni un vacío que cuaja independiente
pero acompañados y desconocidos.

Que no es un Paco, un Juan
o un cualquiera
con una vida cualquiera
que me importe
tan poco como un pito.

Que eres tú.
Eres tú. Es tu nombre.
Son las ganas de no pasar
de la primera letra del abecedario
y repetírtela
alargándola tanto
como las carreras que hace mi aliento
del ombligo a tu boca.

Que no es un Manolo, un menganito,
un fulanito o cualquier hijo de madre.
Que eres tú. Eres tú
entrando en esta planta carnívora
que te muerde al ritmo de una góndola.
A la deriva, y derivándonos.

Que son nuestras manos
a cuatro manos
achicando agua del suelo de este barco
para llegar al borde de todo borde
cuando jugamos a los extremos.

Que eres tú.
El que me abre las piernas
quien les cambia el significado
y convierte mi cuerpo en almíbar.

(Mierda, la he vuelto a joder
¿lo ves? ni sé hablar
ni sé ser una romántica:
hagámoslo de nuevo
y te lo explico)


lunes, 11 de noviembre de 2013

El poder, por sí mismo, ya es violencia.

Lo escribo con asco,
con la náusea que provoca
una polla de ignorancia merecida
atascada en la glotis.

Lo escribo sobre la leche robada
de una ubre esclava
y sobre todas las mamadas
que no sirvieron de alimento.

Lo escribo
porque aún no puedo "explotarme"
mearme sobre tu cara
y rezar por tu alma

como se reza por los muertos.



martes, 6 de agosto de 2013

Yo no sé las cartas que podré escribir
a los seres que me miraron
con la máxima admiración
que alguien como yo puede provocar.

A los seres que se hicieron
como un pequeño punto de luz
por debajo de mi ombligo.

A los seres que nacieron
expulsados como un rayo hambriento
de tierra y camino bajo sus pies.

A los seres que crecieron
y con una tibia que ahora duplica
el tamaño que tenían cuando
por primera vez mis brazos
los mecieron.

El amor es coherente y locura
cuando os contemplo dormidos
y no me canso de contar
cuántas veces respiráis en diez minutos;

cuando llenáis de risas
las paredes de hormigón
y de acualeras los folios que
vais "robando" a escondidas de mi impresora

y luego me veo retratada
por vuestros pequeños y minúsculos dedos
con un vestido de princesa
como una superhéroe a la que habéis dado vida
o enfadada con unos dientes vampíricos y gritando
"no puedo más"

Entonces, es entonces,
y sólo entonces
únicamente ahí
cuando sé que en este mundo
una sola cosa
ha merecido
y merece la pena
y que por eso aún es posible
seguir
seguir viviendo
al abandono de ese hermoso estado
que me entregáis.

Y os repito, sin remedio, las palabras
de cada noche antes de soñar:
"mis queridos niños"

(A mis hijos - Mayte Albores)

viernes, 12 de julio de 2013

Y tirarlo todo

Hago grandes esfuerzos

por cambiar de bebida:
cava en lugar de cerveza,
por ejemplo,

por besar al aire en lugar de lamerte
por apenas rozarte y
no de golpe y a un golpe, de un abrazo, tirarme

y tirarte
y tirarnos
y tirarlo todo.

Me esfuerzo
por cruzar las piernas
que tienen tendencia a recibirte abiertas,

a jugar con mi pelo y no con tu piel,
a escupirte estupideces como "ahora no"
para hacerme la interesante

¡Pero no me sale!
y entonces llegas y te digo
"vamos, vamos"

y te tapo el ombligo con un dedo
y le canto "eres mi luna" y el mundo entero,
y me vuelvo algo así
como estúpida y romántica y
típica y tópica y como una más

y me lleno de eses y de triples equis y de risas
y subo las paredes a cuatro patas
y me bajas y me pones debajo

y te lucho y te cambio
y corro
y me corro y hacemos corros (y coros)

y luego pienso
"la próxima vez seré más fuerte"

Y sé que no:
dominas (por completo) mis instintos.


martes, 9 de julio de 2013

La piel, ése bendito universo concentrado en un punto.

Qué tendrán las noches que se vomitan sobre mí
y que atadas a los restos de nuestra memoria
me devuelven tu piel uniendo las galaxias
desde cada una de las yemas de estos dedos
que atravesaron todos los vacíos.

 **Imagen: Galaxia enana NGC 6822, bautizada como la Galaxia de Barnard**
(... y sólo "es" una galaxia enana...)

domingo, 2 de junio de 2013

Moraima en Mallorca







Presentación de Andrés Suarez, por Mayte Albores.



Conocí el trabajo de Andrés gracias a una pequeña de seis años, que cuando a lo lejos escuchó su voz por primera vez, dejó todo lo que estaba haciendo y se puso delante de su trabajo. Aquella tarde, junto a esa niña, repetí una y otra vez aquella canción.
Y como sé que los niños tienen un sentido único que responde a esa verdad absoluta que la mayoría de adultos desconocemos, intuí que estaba ante un verdadero genio del sentimiento.

Puedo confesar, que a unas horas de presentarlo seguía delante de un infinito  incapaz de sintetizar. Y cuando digo infinito, todos los que estáis aquí, ya sabéis de qué y de quién hablo.

Y ya que he decidido comenzar con confesiones, sigo en ello diciéndoos que no hay cosa más complicada que dar paso a un ser con el que de algún modo te sientes implicado o implicada emocionalmente, aunque sea simplemente, porque sabes que ha puesto voz, banda sonora o ambas cosas a instantes y/o a las personas más importantes de tu vida; o tal vez, porque es tan especial poética y musicalmente hablando, que uno deduce que siempre ha sido un trovador incluso desde el minuto cero en que fue parido.
Mientras él  dice cosas tales como "Mi abuelo cantaba. Mi madre cantaba; yo creo que ella ya me cantaba incluso antes de nacer. Y eso hace que todo lo que te sucede lo relaciones siempre con la música"; su madre lo recuerda como el niño que NO pasó ni una sola noche sin llorar hasta que cumplió los tres años.

Personalmente, siempre que presento a algún poeta, en este caso un cantautor y poeta integral, digo que, éstos, son una herida abierta de la que emana belleza, que son un sangrado, y que de su dolor y de su visceralidad y de su ¿porqué no decirlo así? VALENTÍA y DESNUDEZ, nos vestimos el resto del mundo:

- son "dadores": mientras que las sociedades venden su alma al diablo, ellos nos la reponen con la suya propia -rellenan LOS VACÍOS-

Andrés abandonó su aldea del norte, Pantín, su pequeño paraíso de familia y amigos, de música y marineros, de agua y arena, y arañó el metro de Madrid sin saber lo que era, tocando a la intemperie y al desarraigo, bajo la palabra de las personas más importantes de su vida, las que han contribuido con su orgullo a que hoy esté aquí y con ese: "ADELANTE, HIJO"

Un hombre con una guitarra y una palabra que fue "De ida", dando nombre a su primer álbum, y que a día de hoy, han hecho lo que es.

Señoras y señores, ha llegado Moraima, su último trabajo y un triunfo para todos.

Andrés, hoy estás rodeado de amigos, de personas que aman lo que haces y representas: te decimos que te queremos siempre "De vuelta" y te damos paso con la misma palabra con la que te hiciste:

ADELANTE, ANDRÉS SUAREZ.


 Mayte Albores.

PD: agradecimiento especial al amigo Ale Gutiérrez.






"Vuelve, que te estoy confundiendo con las flores
que adornan los defectos de las casas donde aún hablo de ti.
Vuelve, y vuélvete a reír mientras bailamos,
y riégame el jardín que ya no llueve,
(...)
Nieve, te cambio por tu ausencia en los lavabos.
Me  cuido menos, debería dejarlo"
 (Vuelve - Andrés Suárez)



A Lucía. Por su tiempo desierto. Por cubrir los desiertos.
Por la palabra.
Por nuestra palabra.
Y con la dedicatoria de Andrés que dice así:

"Lucía, hubo nieve y flores,
hubo una Elsa al vuelo de hadas
y tres minutos para siempre tuyos.
Gracias y
Estoy aquí, cantándote bajito"

(De Andrés para Lucía)

lunes, 27 de mayo de 2013

viernes, 3 de mayo de 2013

Orín

El silencio se orina sobre mi
y ya no me avergüenza la mancha,
reconocer
que sigo siendo esa niña que, aún,
no ha aprendido ni a hablar.


("Confesiones Para-Normales" - Mayte Albores)

domingo, 28 de abril de 2013

OPERACIÓN MUERTE

Es un desfile de gañidos:
perras atadas
a labios de colores.

Mimetizan
sus tibias con sus tacones,
y comen aire o tabaco.

En sus espejos,
restos de polvo blanco:
la estela de las hadas.

Comen, todas juntas,
bolas de pelo y, se piden la vez,
para meterse luego los dedos.

Olvidaron los tiempos felices,
trabajar duro es lo que tiene,
pero luego, cuatro desgraciados,
les reconocen el éxito y el mérito
de la operación muerte.



sábado, 20 de abril de 2013

Éste, mi ego.

"Quieto parao, no te arrimes, ya son demasiados abriles
para tu amanecer desbocao, mejor que me olvides,
yo me quedo aquí a tender mi pena al sol
en la cuerda de tender desolación,
luego empezaré a coser tequieros en un papel
y a barrer el querer con los pelos de un pincel"
(Marea)


Tal vez, tengo un conjunto de lienzos poéticos, y disfruto, rebozándome con pinturas en mis dedos y vistiendo de colores la piel.

Últimamente, me preguntan cosas sobre las personas que conozco personalmente, tipo: "esta casado/a- novio/novia - hijos/hijas??", "¿a qué se dedica?", "cómo llegó a ese punto?"... Casi nunca sé responder. Probablemente porque los pasados son un ancla que, mientras hablamos de ellos, no estamos haciendo el presente y provocando un futuro; y por otra parte, porque tener a una persona al lado o un trabajo "X" no determina lo que somos.

En realidad, intento conocer lo menos posible a las personas, para, en el fondo, conocerlas más que nadie:
sonreír con los ojos, provocar que una mano resbale por el medio de la columna, o asustar a la palabra creando un silencio que lo dice todo. 

De lo contrario, no sería yo; sería una mujer diferente, sería una mujer que se esfuerza para que la entiendan, y mi necesidad no es la de que nadie apruebe, sino la de que todos (los que quieran) compartan. Muchas veces me han dicho "pero porqué no hablas? porqué no has contado esto o lo otro? así entenderíamos mejor el porque de tus reacciones..." (al final el agua vuelve al vientre sin demasiado esfuerzo... así dejo yo que sucedan las cosas).

Siento decepcionar de esta forma. Asumo que, ante grandes inseguridades, hay silencios tan incómodos como un grano en el culo. Que el lenguaje cuidado, yo sé, no es decir "fóllame el aliento y provoca que descubra, otra vez, que nunca supieron amarme".
La mayoría, sólo dice: "te quiero"; pero yo no digo te quiero, yo digo "fóllame el aliento y provoca que descubra, otra vez, que nunca supieron amarme". Que tal vez, entro sin pedir permiso en la vida de las personas, que algunas me aman y que otras me odian (y todas tendrán motivos para hacer una u otra cosa, incluso ambas).

Que soy una boca hambrienta de besos.
Que me da miedo, en el fondo, que me toquen, porque me duelen los dedos que sobre mi piel escriben el nombre de otra mujer: incauta, la desdicha de ser azúcar y tener diabéticos con necesidad.

Que desearía que alguien me conociera (o reconociera): conseguiría mucho más de lo que he hecho yo "conmigo".

Que vuelo de sofá a sofá.
Que me tiro de cabeza en cosas que me dañan y me hacen fuerte a la vez (por eso no me arrepiendo). Que he aprendido a controlar mis impulsos, sin embargo por el cuerpo recorre casi la misma electricidad que cuando en la pubertad.
Que siempre fui un niña tímida, una adolescente acomplejada y una adulta perdida; pero canto y escribo y eso me lleva a un lugar seguro.

Que no sé si soy o si dejo de ser.
Que no tendría nada que ofrecer más que una locura desordenada y un "romanticismo" que no está catalogado . 
Que soy un ser solitario al que le aterra más la soledad que la muerte.
Que convivir conmigo es como hacerlo con un extraño que conoces sorbo a sorbo.
Que sangro y me lo bebo. 

¿A quién coño le importa, pues, si uno trabaja doblando jerseys, metiendo fabada en botes, vendiendo penes de plástico o tiene más títulos enmarcados en la pared que rollos de papel de "váter" gastados?



domingo, 24 de marzo de 2013

Algunos  hablan de  sexo desde su represión y necesidad;
otros, sin embargo, hablan desde la más fiel libertad, desde la naturalidad con la que hemos sido paridos.
El mundo se sorprendería sabiendo que la mayoría está en el primer bando o cabalgando sin definición entre ambos lados.

Pocos, realmente, son fieles a la naturaleza: somos el fruto de la doctrina siendo la sociedad la que nos pone las pilas, al fin y al cabo, de nuestro mando (aunque luego nosotros seamos los que decidimos que botón pulsar).

viernes, 22 de marzo de 2013

Ei pequeña, que el mundo hace cuentas
y tú cuentas todos los mundos que te caben en los ojos.

Ei pequeña, no llores, que en ese tiempo te resbala el arco
que podría hacer sonar las cuerdas de todas tus vértebras.

Ei pequeña, lo dirán, dirán que el amor es uno por uno;
pero lo mejor de ser nómada es robar las temporadas a pares,
las más intensas, aunque duren lo mismo que media estación.

sábado, 9 de marzo de 2013

"El sexo de boca en boca"

Después de dos años, "El sexo de boca en boca" me sigue dando muchísimas satisfacciones con nombre de persona:

"Es un libro muy especial. Y aunque comentes que se te descubre tu inmadurez poética porque lo escribiste con poco más de 20 años, es todo muy relativo; porque dentro de esa supuesta inmadurez poética hay una exquisita y joven madurez en la intimidad de cada verso, de cada sentimiento, y también, autenticidad y control de la palabra poética, con mucha significación y fuerza vital.

Personalmente me ha llegado y mucho, por esa frescura tuya, y porque te desnudas sin tabúes ni corsets palabra a palabra, verso a verso y poema a poema. Te leo y te releo, me parece un libro de una belleza y sensualidad poética muy especial, es tu identidad de entonces convertida en versos.

Leerte, me ha sido muy bonito, gratificante y casi un acto amoroso"
(Paco Mendoza)





lunes, 4 de marzo de 2013

Todo

Quién pudo
evitar la caída de hojas
la soledad de cada rama
el crujir pérdida y tiempo.

Quién pudo
vestir el tallo vacío
las manos aladas
follar las pupilas de dos.

Quién pudo
esconder la mirada
la pregunta ¿qué guardas?
tapar con los ojos verdad.

Todo.
Todo.
Escondo todo:

todo lo que podría amar.

(Confesiones "Para-normales" - Mayte Albores)

MÁS PUTA QUE NUNCA:
UN ALMA SE VENDE
POR SENTIR UN ESCALOFRÍO
INDESCRIPTIBLE