Mayte Albores

Normalmente lo que escribo lo tengo en la cabeza, en los ojos, en la piel, en el cuerpo... no necesito pensar...

¡Lo que escribo soy yo hecho palabra!



El fuego se apaga con sed.
Al final todo será un mismo infierno que aprendemos a amar ¿será, eso, la felicidad?


Aprieto los labios
con la fuerza
de dejar
mi boca morada.

Los gemidos, internos,
se agolpan al deseo de salir
en un grito espantoso detenido
en nudo
de garganta.

Todos los derechos Reservados en el Registro de la Propiedad Intelectual

sábado, 9 de marzo de 2013

"El sexo de boca en boca"

Después de dos años, "El sexo de boca en boca" me sigue dando muchísimas satisfacciones con nombre de persona:

"Es un libro muy especial. Y aunque comentes que se te descubre tu inmadurez poética porque lo escribiste con poco más de 20 años, es todo muy relativo; porque dentro de esa supuesta inmadurez poética hay una exquisita y joven madurez en la intimidad de cada verso, de cada sentimiento, y también, autenticidad y control de la palabra poética, con mucha significación y fuerza vital.

Personalmente me ha llegado y mucho, por esa frescura tuya, y porque te desnudas sin tabúes ni corsets palabra a palabra, verso a verso y poema a poema. Te leo y te releo, me parece un libro de una belleza y sensualidad poética muy especial, es tu identidad de entonces convertida en versos.

Leerte, me ha sido muy bonito, gratificante y casi un acto amoroso"
(Paco Mendoza)






MÁS PUTA QUE NUNCA:
UN ALMA SE VENDE
POR SENTIR UN ESCALOFRÍO
INDESCRIPTIBLE