Mayte Albores

Normalmente lo que escribo lo tengo en la cabeza, en los ojos, en la piel, en el cuerpo... no necesito pensar...

¡Lo que escribo soy yo hecho palabra!



El fuego se apaga con sed.
Al final todo será un mismo infierno que aprendemos a amar ¿será, eso, la felicidad?


Aprieto los labios
con la fuerza
de dejar
mi boca morada.

Los gemidos, internos,
se agolpan al deseo de salir
en un grito espantoso detenido
en nudo
de garganta.

Todos los derechos Reservados en el Registro de la Propiedad Intelectual

lunes, 11 de noviembre de 2013

El poder, por sí mismo, ya es violencia.

Lo escribo con asco,
con la náusea que provoca
una polla de ignorancia merecida
atascada en la glotis.

Lo escribo sobre la leche robada
de una ubre esclava
y sobre todas las mamadas
que no sirvieron de alimento.

Lo escribo
porque aún no puedo "explotarme"
mearme sobre tu cara
y rezar por tu alma

como se reza por los muertos.




MÁS PUTA QUE NUNCA:
UN ALMA SE VENDE
POR SENTIR UN ESCALOFRÍO
INDESCRIPTIBLE